Criminal

Ir a la Prision traducido por google

By September 15, 2017 No Comments

Ir a la cárcel

Temprano en la mañana y estoy awakend e informado estoy en cadena. Después de lo que parecía estar siempre esperando para comenzar una experiencia de prisión, hasta ahora, sólo podía imaginar en mi cabeza y recopilar información dada por reclusos que habían estado antes. Incluso con casi dos años de preparación, nada me preparó para esto. Voy a la cárcel.
Estoy trasladado a otro condado más grande para coger el autobús de la prisión “Blue Bird”. No hay nada azul sobre este autobús, excepto la enfermedad de sensación azul de esta experiencia. Me desnudan y me dan un puente sin botones. Sin zapatos, estoy esposado entonces encadenado junto con otro hombre para el viaje en autobús. Me dan mi bolsa de cadena que contiene mi Biblia, cinco cuadros y algunas cartas que he guardado. El resto de mi propiedad: tazón, taza, cuchara, comida, zapatos de ducha, ropa interior larga y ropa se ponen en un lugar seguro para mí y serán desechados después de cuarenta y cinco días porque no volveré a tiempo para reclamar como mi propiedad.

Es el tiempo frío del año y estoy tratando de no temblar cuando el autobús sale y entra en la carretera al sureste. Estoy nervioso porque no he montado en un vehículo durante dos años, excepto a la corte y en otro condado. El autobús es jerky, en y fuera del gas, frenando duro, rebotando y balanceándose. Trato de mantenerme firme. El asiento no cabe realmente a dos pasajeros encadenados juntos. Los músculos de mis piernas son cólicos. Esbozo mis ojos para ver pequeños agujeros para mirar el tráfico del mundo libre. La vida continua. El olor a diesel y el zumbido zumban sobre mis sentidos. Miro hacia el frente del autobús. Hay una jaula separada para los reclusos segregados. Hay un inodoro abierto. El viaje es largo pero no lo suficientemente largo para tener que usar el inodoro. Aunque algunos luchan y van delante de todos nosotros. En la parte de atrás monta un guardia en una jaula con una escopeta. Está en un teléfono celular hablando.

Llegamos a una unidad de admisión conocida por los reclusos como “BUTT NAKED”. Nombrado porque usted siempre saldrá de su ropa y se busca al azar a menudo.

Durante los próximos tres días estaré ocupado con lay-ins para obtener mi foto tomada de una tarjeta de identificación, tatuajes documentados, médicos, la clasificación y la asignación de puestos de trabajo, y la educación de pares.
El tiempo de recuento es cada tres a seis horas y debo estar en mi litera. Si estoy lejos de mi ala, me alineo en el orden de la vivienda. Si estoy dormido, me despiertan por lo general golpeando su portapapeles en mi litera de metal o gritando. No duermo bien.

Los tiempos de Chow son 3:30 a.m., 11:30 a.m. y 4:30 p.m., más o menos una hora aproximadamente. Los fines de semana, en esta unidad, sólo comemos dos veces al día. A menudo estoy cansado y hambriento. Tengo suerte si consigo cinco minutos para comer. Aprendo a comer rápido y no recoger mi comida. Rompo dos dientes mordiendo rocas en la comida. Las moscas son tan gruesas en la sala Chow, he tragado por lo menos cinco que conozco.

La violencia y la falta de respeto abundan tanto en el preso como en los guardias de los reclusos. Las peleas se encienden sobre televisores, asientos, ventiladores, agua caliente, y casi cualquier situación donde alguien se siente despreciado. Dentro de los clics se aplican bajas de ritmo para los cumpleaños, la captura de la cadena o la iniciación. Violencia de pandillas enviar algunos al hospital a través de helicóptero. He visto a los guardias abofetear a los reclusos, y algunas palizas violentas donde múltiples guardias atacan a un preso. Un equipo de guardias de la región aparece de vez en cuando y nos acosan. Desgarran una parte de todo lo que tenemos y arrojan toda nuestra propiedad en una sola pila en el medio del piso. Las peleas a menudo resultan cuando se reclama cuya propiedad es de quien.

Trabajo en los campos durante el verano y el invierno. Mi equipo sale todos los días. Mi jefe se sienta en un caballo bebiendo el Dr. Peppers frío y gritando en nosotros, “usted no necesita un descanso del agua!” Se burla de chicos que caen en el calor. A mediados de verano mi jefe se cae del calor y se va al hospital. Hace calor en el ala cuando entramos después de la comida del mediodía. No hay aire acondicionado en la cárcel. Oí a trece hombres muertos este verano en esta unidad. Los guardias entran y miden la temperatura. Está a ciento treinta grados en medio de la sala del día. Llega el invierno y todavía seguimos congelando. Nos desnudamos afuera cada vez que entramos de los campos.

Finalmente consigo ir al comisario, aunque en una unidad de la entrada no puedo comprar un ventilador, la radio, o la electrónica. Ir puede ser muy estresante. No sé si alguna

Francisco Hernandez

Author Francisco Hernandez

More posts by Francisco Hernandez